Sobre nosotros

Somos un grupo de estudiantes latinoamericanos que llegamos a Niza con el deseo de tener una nueva experiencia de vida. Nos gusta viajar, conocer nuevos lugares, culturas y personas.

​Esta ciudad nos ha encantado y es por esta razón que decidimos compartir con ustedes todo lo que hemos aprendido durante nuestra estadía acá.

 

Más...

 

Search by Tags
Please reload

Saint-Tropez

Actualizado: 24 de feb de 2019


Partiendo de Niza en dirección a Marsella, se encuentra la última perla descubierta por artistas y millonarios en busca de un destino de descanso, inspiración y exclusividad en la Costa Azul, como antes lo fueron Mónaco, Niza y Cannes.


Se dice que el nombre de Saint-Tropez surge de un grupo de monjes de la abadía de San Victor de Marsella, que al establecerse en el lugar erigieron una capilla llamada Iglesia de San Torpes, en honor al mártir Torpes quien fuese un intendente en los tiempos del emperador Nerón y que sería decapitado por manifestar su fe cristiana.



Antes de convertirse en el gran destino turístico que es actualmente, en un comienzo Saint-Tropez era un importante puerto pesquero. Posteriormente esta población se caracterizó por poseer una de las fabricas de misiles y barcos más sobresalientes de Francia. De hecho el museo de la historia marítima se destaca entre los sitios a visitar.


Y es precisamente alrededor del puerto que comienza el recorrido en este colorido paraje. A diferencia de los tiempos de antaño cuando barcos militares hacían parte del paisaje, hoy en día numerosos yates adornan el panorama y dan muestra del estilo de vida de los pobladores. Luego sus calles exteriores con cafés, restaurantes y tiendas de marca son el decorado perfecto para la foto de postal.

Desde afuera la emblemática cúpula amarilla de la iglesia Nuestra señora de la asunción invita a adentrarse en las estrechas callecitas. Una vez adentro todo es arte, arquitectura, gastronomía y más color.


Del otro lado de la ciudad, la colina de la "citadela" y en su cima, una fortaleza que custodia la ciudad desde hace más de 400 años. Su construcción se inició en el año 1602 con el fin de hacer frente a una posible incursión Española y fue declarado monumento histórico en 1995. Arriba de la colina además de la merecida visita a la ciudadela se goza de una vista encantadora de Saint-Tropez y sus alrededores.


El difícil acceso a este pueblito costero alimenta su atmósfera de exclusividad. En Saint-Tropez no existe una estación de tren, ni la autopista que va de Niza a Marsella pasa por las intermediaciones, así que para llegar, rentar un auto resulta la mejor opción, sin embargo existe una alternativa para aquellos que deseen visitarla en transporte público.


Desde la estación Gare Thiers (Nice Ville) se toma un tren a Saint-Raphaël Valescure cuyo precio va desde € 13 el trayecto por persona. El trayecto en trenes directos toma 1 hora o 50 minutos si se viaja en tren de alta velocidad (TGV). Una vez en Saint-Raphaël, se puede tomar el bus 7601 que va a Sait-Tropez, el costo del ticket (Que se puede adquirir directamente con el conductor) es de € 3 y este trayecto dura hora y media aproximadamente. La estación de buses se encuentra justo detrás de la estación de trenes.


Si la conexión entre el bus y el tren lo permiten, vale la pena recorrer Saint-Raphaël. A continuación las fotos del paseo en este último pueblito, en la espera del tren de regreso a Niza.



Existe otra alternativa para desplazarse entre Saint-Raphaël y Saint-Tropez. Un servicio de ferry conecta los dos puertos. El trayecto dura 15 minutos y el costo es de € 7,70 por persona (€ 4,10 para menores de 12 años).


Los precios de los trenes, buses y ferry anteriormente mencionados son los que se encuentran vigentes en Enero de 2019. Se recomienda confirmar los horarios y precios antes de viajar. Lo pueden hacer en las respectivas páginas de internet, www.oui.sncf para los trenes, www.varlib.fr para los buses y www.bateauxverts.com para el ferry.